Hola, soy Laura Lázaro

No debemos sentirnos culpables por encontrarnos mal.

Juntos hallaremos las herramientas que te ayuden a sentirte bien.

Contácta conmigo
figure-svg
hero-image
Acerca de mi

Psicólogo General Sanitario

Grado y Master en Psicología General Sanitaría.

figure-svg
about-img

Me apasiona ayudar.

Llevo años dedicada a este mundo y acompañando a superar las barreras que limitan nuestras vidas. Inicialmente me marché al extranjero a estudiar otra carrera, pero después decidí abandonar el mundo de la empresa para dedicarme a la psicología. Desde entonces he atendido a pacientes en clínica y actualmente trabajo como psicólogo particular desde Montecarmelo en Madrid.

Colegio Oficial de la Psicología de Madrid Master en Psicología General Sanitaria - Universidad Europea de Madrid Universidad Nacional de Edicación a Distancia Máster en Intervención Psicológica en Situaciones de Crisis, Emergencias y Catástrofes Equipo de Respuesta Inmediata de Intervención Psicosocial
background-pattern
Cómo trabajo

Muchas veces basta un empujón para superar el bache

Mi objetivo es dotar a mis pacientes de herramientas de actuación que incrementen su independencia lo antes posible.

ui-ux

Terápia ACT

La Terápia de Aceptación y Compromiso nos permite conocer las barreras que te mantienen en tu situación actual, identificar lo que es importante para tí y proporcionarte las herramientas para avanzar.

ui-ux

Trato personalizado

Me gusta tratar cada caso como si fuese único. Prefiero pocos pacientes y ofrecer un trato más cercano adaptado a cada stuación particular.

ui-ux

Terápia a domicilio

Lo importante es que te sientas bien y por ello me desplazo donde te encuentres más cómodo y seguro, sea a domicilio, lugar de trabajo o despacho profesional.

ui-ux

Confidencialidad

Toda la información que tratemos es completamente confidencial, no solo porque nuestra ley te protege, sino porque es un pilar de nuestra relación.

ui-ux

Terápia online

Si lo que prefieres es que la consulta sea online estaré encantada de atenderte con total garantía de privacidad.

background-shape
figure-svg
skill-img
En qué puedo ayudarte

No esperes para sentirte bien

Como psicólogo especializado en adultos y familia, trabajaremos en sesiones de una hora para dar solución a distintos temas, como por ejemplo:

Depresión
Ansiedad
Duelo
Estrés Postraumático
Convivencia familiar
Desmotivación
Enfermedad crónica

Mis reflexiones

De vez en cuando publico, en varios ámbitos, reflexiones que nacen de mi experiencia profesional o de situaciones de nuestro entorno.

Creo que pueden servir de ayuda para identificar el por qué uno se siente mal y empezar a ponerle solución.

Ayudar en el momento.

La asistencia temprana en accidentes, suicidios, desapariciones, etc… es tan difícil como necesaria y ayuda a prevenir trastornos posteriores.

El equipo Psicosocial de Emergencias de la Cruz Roja presta su apoyo a los afectados y/o familiares en estos casos y me siento orgullosa de haber sido aceptada en este equipo de voluntarios.

¡Gracias!

Primeros auxilios en las escuelas.

Hoy hemos completado la formación de Primeros auxilios en el Máster de Intervención Psicológica en Emergencias, Crisis y Catástrofes.

Me hace feliz saber cómo responder ante una emergencia, pero a la vez me pregunto por qué algo tan beneficioso y que todos podemos necesitar en algún momento de nuestras vidas, no se nos enseña desde la etapa escolar.

Todos deberíamos tener al menos conocimientos básicos, ya que el tiempo que tarda en llegar la ambulancia es vital.

Controla tú ansiedad.

Son muchas las personas que padecen ansiedad en su día a día.

A la dificultad para respirar y la aceleración cardíaca, se une la sensación de no poder controlarlo y muchas veces acabamos aislándonos para evitar que se repita.

La ansiedad sí se puede controlar.

Ansiedad y alimentación.

Calmar la ansiedad con la comida es algo muy habitual, pero no por eso sano ni recomendable.

A veces se deja de comer y en otros casos, se come compulsivamente.

No esperes a que sea un nuevo problema. ¿Te ayudo?

No dejes que el miedo diriga tu vida.

El miedo es una de las emociones más incapacitantes que existe.

Miedo al fracaso, a no encajar, a no ser capaz, miedo a hablar en público…

No dejes que gobierne tu vida, ni que cada vez afecte a más ámbitos de tu día a día.

Busca ayuda y vuelve a vivir a tu manera.

No basta con reducir tu malestar

Tengo una paciente que lleva 32 años con medicación, pero que nunca antes había ido al psicólogo. En sus propias palabras, ahora siente que está solucionando su problema en vez de ocuparse sólo de reducir el malestar que le genera. El psicólogo te va a ayudar a tener herramientas y buscar vías de actuación que te hagan sentir mejor.

El duelo, cada uno a su ritmo

Tardar dos años en superar un duelo no es demasiado. Está dentro de lo normal. Cada persona tiene un ritmo diferente en las cosas cotidianas y en los duelos también. Lo que es cierto es que, a un ritmo u otro, todos debemos superar las mismas fases. El primer año es tremendamente difícil porque nos enfrentamos a todas las primeras veces especiales sin esa persona: cumpleaños,  aniversarios, Navidades, etc. Y normalmente el segundo año es desgarrador porque llega el vacío, la falta y la constatación de que esa persona no va a volver. Siéntelo, no reprimas tus emociones ni te sientas presionado porque “ya ha pasado un año y ya debería estar bien”. Tampoco te sientas culpable cuando de repente vuelvas a sonreir o a disfrutar escuchando una canción. El amor hacia esa persona y el dolor por su fallecimiento no desaparecen por empezar a hacer cosas de nuevo. Y, desde luego, tampoco significa olvidar.

Que el miedo no te bloquee

El miedo a no ser capaces de hacer algo nos bloquea y limita hasta el punto de creer que, aquello que hemos hecho muchas veces antes, no podremos volver a hacerlo jamás.  Dejamos de confiar en nosotros y nos entristece no poder hacer las cosas que nos gustaría. Prueba, inténtalo. Aunque hayas tropezado y caído en un bache, sigues siendo la misma persona. Si lo intentas te vas a sentir mucho mejor seguro. Si lo haces bien, genial. Y si no, no pasa nada, has tenido el valor de intentarlo y no dejar que gane el miedo. Sigue intentándolo y cada vez lo harás mejor.

Evitar no es la solución

Por evitar el malestar acabamos muchas veces sintiéndonos peor durante mucho más tiempo. Y no sólo eso. Por evitar ese momento desagradable para nosotros, vamos poco a poco dejando de hacer más y más cosas. Hasta que descubrimos que la evitación se convierte en el centro de nuestra vida y nos acabamos sintiendo peor y más limitados. Busca ayuda profesional para responder de una manera más flexible al malestar y volver a encontrarte bien.

Cada vez estoy más irritable.

Me enfado antes y no puedo controlarlo ¿Te suena? La irritabilidad está siendo uno de los efectos secundarios más frecuentes de esta pandemia. Es totalmente comprensible que tras muchos meses de negatividad, incertidumbre, agotamiento y desesperanza, nuestro nivel de tolerancia sea mucho menor. Pero no por eso es justificable. Existen herramientas para ayudarte a identificar cuando estás acercándote al límite y ser capaz de gestionarlo adecuadamente. Aprender a controlarlo te va a ayudar a sentirte mejor contigo mismo y con tu entorno.

Miedo + incertidumbre = Ansiedad

El miedo y la incertidumbre actual están generando muchos problemas de ansiedad en las personas. Es curioso encontrar distintos tipos de respuesta según la situación y métodos de afrontamiento de cada uno. Tengo pacientes que responden a esa ansiedad con irritabilidad, otros con atracones de comida e incluso algunos sintiéndose totalmente pequeños y desprotegidos. No hay que sentirse culpable por como reaccionamos. Busca siempre qué puedes hacer que dependa de tí y, aunque no te sientas con ganas, intenta hacerlo.

¿Voy al Psicólogo o al Psiquiatra?

A lo largo de la vida pasamos por distintas situaciones que afectan a nuestra salud no sólo física, sino también mental. En estas ocasiones, es muy frecuente encontrarnos con esta duda a la hora de buscar ayuda de un especialista. Lo primero a tener en cuenta es la problemática de cada persona.

El Psiquiatra es un médico especializado en psiquiatría y, como tal, puede recetar medicación para regular la bioquímica de nuestro organismo entre muchas otras funciones.

El Psicólogo por su parte trata la conducta, emociones y pensamientos de la persona. Según cada caso particular, será necesario acudir a uno u otro profesional, o incluso a ambos. En cualquier caso, ante un problema que afecta a tu salud y limita tu vida, busca ayuda profesional para sentirte bien cuanto antes y evita alargar el malestar esperando una cura que muchas veces no llega sola.

Déjame ayudarte a que te sientas mejor.

El pasado parece persegirnos

Pensaba que lo había superado pero ha vuelto… Muchas veces nos vuelven al presente recuerdos traumáticos del pasado que dábamos por cerrados. Y además, aparecen con una energía perturbadora. Por mucho tiempo que haya pasado, es necesario tratar adecuadamente lo que nos hizo daño. Uno de los efectos del confinamiento ha sido precisamente este, hemos vuelto a sentir con mucha intensidad temas que creíamos olvidados. Es posible volver a sentirse bien y conseguir cicatrizar las heridas del pasado. Déjame ayudarte.

El ataque no es la mejor estratégia

Cuando estamos frustrados y enfadados, muchas veces respondemos atacando a quien tenemos enfrente. A corto plazo, esta respuesta nos alivia y rebaja nuestra ansiedad, pero en breve nos sentimos igual de mal o peor, por no haber sabido controlarnos y además, haber herido a quien queremos. Debemos aprender a identificar y comunicar nuestras emociones y sentimientos sin tener que recurrir a atacar para, supuestamente, sentirnos mejor.

Cinco claves para mantenerse fuerte

Llevamos demasiados meses en una situación muy complicada y lo peor es que no sabemos cuánto más va a durar. Llegamos a este momento agotados mentalmente y no nos queda más remedio que seguir luchando. A continuación presento 5 claves que pueden ayudar a tu bienestar psicológico:

  1. Rodéate de quién te quiere. Si no puede ser presencialmente por el COVID, utiliza las ventajas que nos da la tecnología. Por teléfono, vídeo o como sea, pero busca el contacto.
  2. Muévete. Sal a pasear o haz cualquier tipo de ejercicio aunque no te apetezca. Lo agradecerás después seguro.
  3. No intentes cambiar lo que no depende de ti. Sólo te creará frustración e impotencia.
  4. Céntrate en lo que sí puedes modificar, lo que sí depende de ti. Mira qué puedes hacer para dirigirte hacia lo que es importante para ti.
  5. Habla, habla y habla. Di cómo te sientes. Quien te quiere, te quiere escuchar y ayudar.

Tán solo una cicatriz

Justificar tu comportamiento actual por algo que sucedió en el pasado puede estar bien si no te aleja de cómo te gustaría vivir. Si no es así y no consigues dejarlo atrás, busca ayuda. Es posible cerrar esa herida y que no sea más que otra cicatriz en tu cuerpo.

¿Por qué me pasa todo a mí?

A veces parece que el mundo se ceba con nosotros. Tras la frustración y enfado lógico, llega el momento de pensar en qué podemos hacer. Muchas veces lo que creemos que es la solución se convierte en el problema. Como no me siento bien, dejo de hacer mis actividades cotidianas hasta que me encuentre mejor. Y dejo de hacer deporte y de salir hasta que me sienta mejor. Sabemos que sólo por quedarse en casa no se mejora pero, cuando uno está mal, cualquier paso es un mundo. Déjame caminar contigo. Quiero acompañarte para volver a estar bien.

No estoy mal de la cabeza, soy persona

Hace años ir al psicólogo se asociaba casi a estar loco. Afortunadamente ya no es así. Es parte de nuestra naturaleza tener momentos buenos y malos. Las herramientas de las que nos valemos también han evolucionado y el psicólogo es una más. Utilízalas para sentirte mejor.

Recaídas

Una recaída no significa una nueva derrota, ni ser incapaz de superar el problema. Con las herramientas adecuadas, una recaída se puede convertir en un punto de partida para seguir una estrategia diferente. Aprovechemos el conocimiento que nos da haber estado en esa misma situación con anterioridad y busquemos la mejor manera para orientarnos hacia lo que es importante para cada uno.

Beneficio social

Es el momento de ofrecer Psicología como beneficio social. Son ya demasiados meses sometidos a una situación excepcionalmente estresante e incierta donde cada vez hay más casos de ansiedad y depresión entre otros. Tras unos meses muy difíciles, el futuro próximo plantea todavía muchas dudas e inseguridades. Ponte en contacto conmigo para buscar una opción flexible y adaptada a las necesidades de tu empresa. Es el momento.

Donde te sientas más cómodo

Me preguntan muchas veces si prefiero la psicología a domicilio o en despacho profesional. Desde mi experiencia, las dos tienen puntos a favor y en contra, aunque personalmente prefiero la psicología a domicilio. Además de por discreción y comodidad para el paciente, me resulta más cálida y cercana manteniedo el mismo grado de profesionalidad. No obstante, siempre hay que adaptarse a las preferencias de cada persona y a cada caso particular.

Confianza

La afinidad con tu psicólogo es fundamental para hablar tranquilo y seguro, y conseguir una buena relación es uno de los pilares del éxito de la terapia. Cuando me llama gente que aún tiene dudas sobre acudir al psicólogo, siempre les digo que me den la oportunidad de una primera cita para conocernos y ver cómo se encuentran después. Llámame y pide tu primera cita. Quiero ayudarte a sentirte mejor.

No nos limitemos

No es posible prepararse para un sufrimiento incierto. Anticipar el posible dolor por venir no mitiga el impacto y, sin embargo, limita nuestra forma de vivir el presente y genera ansiedad. La clave es centrarse en lo que sí depende de nosotros y cómo elegimos responder en cada momento.

Lo bueno y breve …

Alargar la terapia cuando ya se tienen las herramientas y se ha superado el bache puede ofrecer poco beneficio al paciente y posiblemente perjuicio a la imagen de la Psicología. Creo firmemente en acompañar y guiar en el proceso y en dejar marchar cuando se tienen las herramientas aprendidas y comprobadas según cada caso particular.

Es normal

¿Porqué nos sentimos culpables por encontrarnos psicológicamente mal? Pensamos que los problemas mentales son culpa nuestra y no es así. Todos pasamos por buenos y malos momentos en la vida. Por suerte, cada vez nos preocupamos menos de las apariencias y más de nuestro bienestar. No se es más débil por necesitar ayuda, al revés, ese empujón te puede hacer más fuerte.

Primeros auxilios

Cómo gestionar el miedo, la ansiedad o la tristeza son sólo un ejemplo de lo necesario de incluir educación emocional desde el colegio.Los efectos psicológicos de una futura pandemia como esta podrían ser menores a los actuales. Y más allá, considero que una asignatura en primeros auxilios debería ser obligatoria en los centros de enseñanza. Prevenir también salva.